Inicio / Comida y bebidas / COMO PREPARAR HELADOS CREMOSOS EN CASA

COMO PREPARAR HELADOS CREMOSOS EN CASA

Muchos hacemos helados en casa. Pero la mayoría lo hacen de forma bastante rudimentaria por llamarlo de alguna manera, pero igualmente válida. Tomamos el jugo de la fruta que más nos guste, o lo que nos quedo de un chocolate caliente, lo vertimos en un vaso y al congelador. Desde luego que nos quedan ricos y refrescantes. Pero en cierta forma son también como hielo con sabor.

En el mercado podemos encontrar productos para hacer cremosos helados en casa. Pero no dejan de ser muy artificiales. En realidad no saben tan deliciosos como esos cremosos helados del carrito del heladero. Tampoco quedan como la exquisita crema de helado de las conocidas franquicias.

La buena noticia es que hay una fabulosa, rápida y económica manera de hacer ricos helados cremosos y naturales en casa. Lo mejor es que puedes hacerlos del sabor que quieras.

Cremosos, ricos y rápidos

Bueno comencemos con el truco. A ojo de buen cocinero. Si no eres muy habilidoso en la cocina despreocúpate. Toma un vaso mediano y guíate por su medida a proporciones iguales con todos los ingredientes, a excepción del azúcar. La proporción de esta última será menor que la de los demás ingredientes.

Los preparemos con la licuadora. Así que debes tener todos los ingredientes listos al lado de esta, ya que la preparación es muy rápida.

1) Elige la fruta que más te guste, o la que tengas a la mano.

2) Pélala muy bien, córtala en pequeños trocitos y llévala al congelador.

3) Prepara al lado de tu licuadora leche líquida, y/o ya preparada si es en polvo. Suele ser mejor usar leche en polvo. Pero si no tienes, no te preocupes, porque igual quedaran ricos con la otra leche.

4) Prepara el azúcar. Junto con el azúcar puedes agregar leche condensada y serán aún más ricos y cremosos. De ser el caso, la proporción de leche condensada que coloques la restaras de la cantidad de azúcar.

5) Prepara tu fruta ya congelada.

6) Prepara una pizca de sal.

A prepararlos:

1) Coloca la fruta congelada en la licuadora junto con un chorrito de leche. Comienza a licuar y poco a poco coloca el resto de la leche. Verás que la fruta congelada hace un efecto de condensación rápidamente. 

2) Agrega la pizca de sal. Ayudara aún más a la condensación y resaltara los sabores.

3) Coloca el azúcar o la leche condensada o ambas. (Si usas ambas debe ser en iguales proporciones como explique antes).

4) Verte la mezcla en vasos, que tengas reciclados de yogur o otros.

¡Taraaan! Eso es todo llévalos al congelador. (Estarán listos según la rapidez de tu congelador).

Veras que su textura es bastante cremosa y además son deliciosos. Pueden pasar varios días en la nevera y su textura estará igual.

Si quieres hacerlos de vainilla, si debes utilizar leche en polvo. Prepárala más espesa que de costumbre. Y sigue el mismo proceso, congélala y luego haz trozos con ella. En este caso puedes agregar un toque de vainilla.

Divierte haciendo y probando los distintos sabores de frutas, mango, fresa, mora, naranja etc.

 

MAS INFORMACIÓN CLIC AQUÍ 

También te puede interesar:   3 malos hábitos alimenticios que causan acidez estomacal y reflujo.
loading...

Te recomendamos que veas:

COMO SABER QUE TIPO DE HOMBRE ES

Muchas de las actitudes y acciones de los hombres si bien no son las mismas, …